HISTORIA DE AMA

HISTORIA DE AMA

AMA inició su labor humanitaria en el año 1998, cuando un grupo de personas de buena voluntad y con el deseo de ayudar a los más necesitados decidieron apoyar la Sala de Oncología Hospital Bertha Calderón, Managua, Nicaragua. 

A raíz de estas visitas se comenzaron a descubrir y buscar ayuda material para paliar la realidad que vivían las pacientes que padecían la terrible enfermedad del cáncer. Esta desdicha se concentraba en la casi absoluta falta de medicamentos en general en todo el hospital y de manera muy especial en el tratamiento de Q.T, indispensable para curar o prolongar y dar mejor calidad de vida a estas mujeres sin recursos económicos y con grandes responsabilidades familiares.

La Asociación se ha centrado en proporcionar medicamentos para quimioterapia a mujeres de muy escasos recursos cuando se encuentran en las diferentes fases del cáncer. La misión de AMA es llegar a lograr la curación o prolongación de la vida del mayor número de casos que podamos atender así como también tratar de prevenir dichas enfermedades. 

Este proyecto de asistencia humanitaria depende de la ayuda de personas naturales y empresas que han venido ofreciendo sus aportes para costear los ciclos de tratamiento de quimioterapia.

Algunos logros desarrollados en estos años cumplidos por la Asociación que sin duda han venido a contribuir y mejorar sustancialmente las condiciones en que realizamos nuestra misión: establecer relaciones y el apoyo solidario del Despacho de la que fue Primera Dama de la República, Doña Lila T. de Bolaños. La recepción de  medicamentos, la remodelación de la Sala de quimioterapia donada por ENITEL y  la construcción del Primer Albergue Hospitalario para acompañantes de pacientes hospitalizadas donado por las Compañías Petroleras establecidas en el país son algunas de las iniciativas de nuestra Asociación que tuvieron eco y son hoy proyectos hechos realidad mediante la gestión oportuna del Despacho de la ExPrimera Dama, Doña Lila T. de Bolaños.  A todos ellos, nuestro especial reconocimiento.

Consideramos muy importante para la buena marcha de nuestro programa de asistencia ha sido establecer una excelente relación con la Dirección del Hospital BCR, además de la entrega de todas y cada una de las personas que conforman la Unidad de Trabajo Social del Hospital Bertha Calderón han sido uno de los pilares fundamentales para que obras sociales de este tipo se lleven a cabo independientemente de los escasos recursos económicos disponibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *