Testimonio

DULCE MARIA GONZALEZ PAIZ

Tiene 38 años, soltera y reside en Managua.    

En noviembre del 2006 le diagnosticaron “Carcinoma de células escamosas insito” en etapa 2B  (Cáncer de alto riesgo ó tumor agresivo). Se somete a una primera fase de tratamiento de radiaciones y braquiterapia, los que no le ayudaron mucho y los resultados seguían saliendo positivos. Se quebrantó porque no estaba preparada para escuchar eso y se somete a otra opción  que era quimioterapia, además de otros tipos de medicamentos y es aquí cuando entra en contacto con la Asociación ya que necesitaba 6 ciclos de quimioterapia.

En el 4to ciclo, haciéndole tomografía observan que el “tratamiento está dando buen resultado”;  siguiendo el control se realiza el papanicolau el cual también sale limpio, dijo “sentir mucha felicidad” de pasar esta experiencia porque así conoció más a Dios.   Se chequea constantemente para descartar cualquier célula maligna.  Después de esa enfermedad, inicia otra etapa: le aparecen fuertes dolores abdominales; está mal del colón, y es sometida a una cirugía quedando con colostomía permanente.  Recuerda que fue un periodo grave y de difícil adaptación.

Recorrió 3 años con mucho dolor, afectada físicamente porque se le cayó el cabello y  las uñas.  En medio de esta situación aprendió a ser fuerte y valiente aceptando y conviviendo con esta limitación.

Dulce María obtuvo el título de Operador en Computadora, se animó a estudiar belleza, le gusta mucho diseñar accesorios, pero sobre todo encontró fortaleza en la entrega y fidelidad que vive con la Sangre de Cristo.

 

Dulce María y sus sentimientos actuales hacia la vida:

  • Aconsejo a todas las mujeres a realizarse los chequeos de papanicolau, porque atendiéndose a tiempo todo tiene remedio; y si es necesario busquen apoyo.
  • Enfrentar las situaciones de la vida con mucho optimismo y
  • Agradecer a Dios, a nuestras familias, a las Instituciones, Asociaciones y  personas que nos ayudan económicamente y que oran por nosotras.
  • Reconocer que en esta travesía que vivimos las mujeres que sufrimos esta enfermedad siempre está la mano de Dios y la Virgen Santísima.
  • Mi mensaje para todos los que lean este testimonio es el de Madre Teresa de Calcuta “MANOS QUE AYUDAN NUNCA ESTAN VACIAS”.

 

hh

 

Hola buen dia!!!

Les escribo estas palabras con el corazón en la mano.  
Me llamo Denis Pravia, mi mamá se llama Daisy Josefa Coronado Bejarano, ella fué diagnosticada con cancer de mama a inicios de este año y tuvo muchos problemas con el seguro y con un hospital pésimo donde no la quisieron atender.

Ella lloraba mucho porque pensaba que iba morir ya que no teniamos fondos para pagar una operación y un tratamiento.  Pero en mi desesperación y dolor un dia Gracias a Dios encontre su fundación en internet y le devolvieron la esperanza de vida a mi mamá.

Recibió satisfactoriamente todas las quimio terapias, la operación del busto y hoy se encuentra viva y gozando de buena salud.

Por eso yo quisiera agradecerles monetariamente todo en lo que ayudaron a mi mamá pero no cuento con el capital para hacerlo porque hasta el momento soy parte del proletariado nicaraguense.

Por esa causa mi corazón robosa de agradecimiento y todos los dias doy gracias a Dios por personas como ustedes y pido bendiciones para ustedes y sus familias.

Me despido deseando que el Altisimo Padre celestial los cuide y los bendiga.